TODO SOBRE LOS LUNES SIN CARNE

Juan Pablo Tettay.

Los #MeatlessMonday o #LunesSinCarne nacieron durante la Primera Guerra Mundial como una iniciativa del gobierno de Estados Unidos para hacer frente a la escasez de alimentos y la crisis económica que el conflicto bélico había traído consigo.
En 2003, The Monday Campaigns Inc. y el Centro de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg School for a Livable Future, en Estados Unidos, retomaron la idea para invitar a las personas a disminuir el consumo de grasas saturadas.
Es posible obtener proteínas, vitaminas, minerales y grasas de otras fuentes diferentes a la carne. ¿Cómo asumir el reto de un lunes sin carne?

Piensa tu menú
Un día sin carne debe incluir todos los grupos de nutrientes. De ese modo, hay que planear el desayuno, el almuerzo y la cena. En cada momento deben incluirse verduras y hortalizas como el brócoli, la espinaca, la coliflor y el tomate, entre otras. Las legumbres son excelente fuente de proteína vegetal. Para comer entre comidas, se pueden incluir frutos secos, manzanas, peras y uvas o palomitas de maíz saborizadas con hierbas aromáticas y especias.

Combinar legumbres y cereales
Al unir las legumbres con los cereales, el cuerpo obtiene las proteínas necesarias para su correcto funcionamiento. Las combinaciones pueden ser fríjoles, garbanzos o lentejas con arroz. Pero también se puede agregar trigo o cebada.

Comer colores
Hay que mezclar las legumbres y los cereales con frutas y vegetales. Además de aportar diferentes colores a las comidas, son una excelente fuente de vitaminas y minerales. Los vegetales morados aportan antioxidantes; los amarillos tienen propiedades anticancerígenas; los verdes, purifican y desintoxican; y los rojos y los blancos, ayudan al corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *